El diario de una extraña

Día 454

Al parecer no importa cuánto me esfuerce por hacer algo bien, para nadie será suficiente.

Es que precisamente ese es el problema: el esfuerzo. A ninguna persona le va a importar, no va a ser relevante, lo que se espera es tu resultado. ¿Cuántos puntos habré sacado por ser una buena hija hasta que me separé de mi mamá? ¿Cuál habrá sido mi calificación final por compartir la cama con una lengua suelta y oportunista?

Y aquí sigo, intentando no reprobar. Es tan difícil. Porque cuando me analizo cada día me digo que solo serán veinticuatro horas más, e igualmente pronto se abrirá otra casilla donde alguien depositará su número y me juzgará.

Por eso adopté una gata, para que me enseñe a ser indiferente a todo eso. Pero los ansiosos ya estamos programados así, a temerles a los números y a preocuparnos por los decimales.

Bueno, me voy. Son las 2:07am, ya debería estar dormida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s