El diario de una extraña: Día 459

Sentirme inútil se ha convertido en una actividad diaria. Es como si necesitara escuchar los consejos de alguien pero a su vez quisiera decirle “Cállate. ¿Acaso no entiendes lo que es sentirse miserable? Ahora vienes con tu consejo de mierda que me anima por una hora y a la otra vuelvo a mi depresión”.

¿Hasta qué punto uno puede señalarse a sí mismo? Porque no he encontrado límites, la verdad. Viene él y me dice “No estes así Male, todo va a cambiar”, sí, me convenció, ahora seré la persona más optimista del planeta Tierra, hasta de Júpiter.

Tampoco entiendo cómo puedo hacer chistes en este estado tan precario. A veces me salen, otras no. Lo que sí cuesta sacar es la motivación. Son tantas cosas las que quiero hacer y lograr, se ven inalcanzables, como un punto blanco y débil en el cielo oscuro.

La cama ha sido mi mejor amiga, y aún así pienso que debería acabar con esa relación. Pero cómo. Si cada vez que doy un paso hacia algo el suelo se desintegra delante de mí. Es una real porquería.

Me alegro por ella, consiguió lo que siempre quiso: éxito. Aunque, para ser sincera, me hubiese gustado que sufriera un poco. Por mi parte, lo único que puedo decir es que voy a estar bien. No sé cuándo ni de qué manera, pero voy a creérmelo hasta que algún día pase.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s