Al lado del arroyo

Me desperté muy temprano para ir a verte.

Acomodé la bufanda alrededor de mi cuello como lo hacía la abuela: tres vueltas y el extremo oculto por detrás, esperaba que durante nuestro encuentro pudieras recordarlo. Hacía frío, antes de salir me asomé por la ventana y vi el hermoso paisaje adornado con una densa niebla, tal como nos gusta.

Tuve mucho cuidado en no hacer ruido, sabes cómo se pone mamá cuando salgo sin avisar. La emoción no cabía en mí. Era el día, 19 de Octubre, tu fecha especial.

Cerré la puerta principal lentamente, me dirigí al sendero que conecta con el bosque y giré muy rápido sobre mi hombro para asegurarme de que nadie me observara.

En un año las cosas pueden cambiar, eso fue lo que sentí allí. Algunos árboles habían crecido, o eso me pareció, otros estaban tan enlazados que varias veces me hicieron dudar del camino. En un momento me detuve para respirar, había avanzado mucho. Sentía mi nariz entumecida por el frío, sobre todo cuando la arrugaba, fue divertido.

Continué mi paso y a los pocos metros vislumbré unas rocas apiladas al lado del aroyo. Estaba cerca. Eso me animó a correr, las hojas crujían bajo mis botas. El corazón chocaba con mi chaqueta.

Ya frente a la pequeña y simbólica obra rústica lo primero que hice fue sonreír, luego saqué de mi bolsillo el dije de piedra turquesa que le pedí a mamá en aquella tienda hermosa, con la excusa de que me lo pondría con el vestido blanco en su boda. Me dispuse a colocarlo junto a los otros cuatro pretextos, regalos pasados.

Me senté en el suelo húmedo y crucé mis piernas. Con mis ojos inspeccionaba la zona pero tú no aparecías. Quizá si los cerraba te hubiera enviado alguna señal. Lo pensé muy tarde.

Después de esperar más una hora me rendí, otra vez. Dejé caer un par de lágrimas sobre esa larga superficie gris que tiene inscrito tu nombre y nuestro apellido. Regresé a casa con el pecho acelerado, una mezcla de cansancio con desilusión.

A lo mejor mamá tiene razón. Cuando los que más queremos se van, nunca vuelven, ni siquiera para su cumpleaños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s