Desde la Ventana: Un sueño

Bajo mis pies desnudos sentí la tierra húmeda, una brisa abrazó todo mi cuerpo y me estremeció. Mis oídos se ajustaron, pude escuchar el sonido del agua vacilante, olas mezcladas con el silencio.

Abrí mis ojos deseando disfrutar del paisaje prometedor, pero era de noche. Un manto brillante se disponía ante mí ondeando al ritmo del viento, reflejando la pureza de la luna llena. Dudé en avanzar por un instante, deseaba sentir el mar ascender desde mis dedos hasta las rodillas. Frío. Mi piel se erizó, no solo por el contacto con el agua, sino también por la canción que alguien a lo lejos silbaba. No sé por qué pero sabía que lo hacía para mí, y yo disfrutaba de eso.

Me sedujo de tal forma que comencé a seguir esa melodía hipnótica. Al darme vuelta mi camisón se encontró con la corriente de aire, lo que dejaba claro lo inapropiado de mi vestimenta, sobre todo si alguien me observaba.

Por cada paso que daba sentía que lo iba a poder ver de nuevo. Entre las hojas de los árboles noté una tela gruesa, oscura, se mezclaba con la noche como un gato negro.

¿Miedo? Sus pesadas botas retumbaron en la arena incluso. Otra vez estaba sola. Y si no era miedo, ¿por qué se fue?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s